Intel hizo el famoso “tic-tac” en el campo de los procesadores tiempo atrás, y mientras las cosas se han vuelto más complicadas con el tiempo, el ritmo básico de lanzamiento de chips sigue vivo. Samsung ha anunciado que la segunda generación de su proceso de 10nm está listo para la producción, y la compañía está aumentando su capacidad de producción.

El Snapdragon 835 y el Exynos 8895 se basan en 10nm LPE (Potencia Temprana baja). La segunda generación se llama 10nm LPP (para baja potencia Plus) y presenta mejoras a la estructura 3D FinFET.

El resultado es una ganancia del rendimiento del 10% o una reducción de consumo de energía del 15%. Probablemente veremos los 10 nm LPP para la versión actualizada de ambos chips de Snapdragon y Exynos. Samsung está instalando equipos de fabricación en su nueva línea de producción (S3 en Hwaseong, Corea), con los que estarán listos para iniciar el proceso de fabricación de estos chips en el último trimestre de este año.

Un ejemplo de moverse de LPE a LPP son los Galaxy S6 y S7 – el Exynos 7420 (S6) fue construido en LPE 14nm mientras que el Exynos 8890 (S7) actualiza a LPP 14nm. Sin embargo, el nuevo proceso representa sólo algunas de las mejoras. Por ejemplo, el Snapdragon 820 y 821 ambos fueron construidos en el mismo proceso de 14nm LPP, pero el nuevo trabajaba a velocidades de reloj más altas.

Fuente

Compartir
Jerónimo Salgado Ramos
Filósofo, Friki, Sapiosexual, Nómada. Metido entre ordenadores desde los 13 años, apasionado de la tecnología y de meterle mano a todas las novedades que salgan