Microsoft dio otro paso para alejarse del negocio de los teléfonos inteligentes después de anunciar la suspensión de todo tipo de soporte para Windows Phone 8.1. Los usuarios del sistema operativo móvil ya no recibirán actualizaciones ni soporte, anunció la compañía.

Comenzando en 2010, el intento previo de Microsoft de reiniciar su sistema operativo móvil no consiguió mucha atención, y ahora es casi un fantasma del pasado. La falta de características cruciales y de aplicaciones populares de terceros fueron el principal problema con el que Windows Phone lidió.

Detener el soporte de Windows Phone 8.1 probablemente será seguido por la interrupción de Windows 10 Mobile en algún momento en los próximos años. Sin prácticamente ningún nuevo dispositivo para la plataforma en los últimos dos años, y la inexistente cuota de mercado, el fin de la plataforma esta más cerca que nunca.

Fuente

Compartir
Jerónimo Salgado Ramos
Filósofo, Friki, Sapiosexual, Nómada. Metido entre ordenadores desde los 13 años, apasionado de la tecnología y de meterle mano a todas las novedades que salgan