Desde su presentación hace poco más de un mes, los  Google Pixel han presentado algunos fallos, aunque el mas problemático ha sido el XL. Es cierto que todos los fabricantes la lían alguna vez, Samsung y su Note 7 inflamable, Huawei y su penoso soporte de software para la gama alta y Apple con su iPhone X con la linea verde. Pero los errores de Google empiezan a acumularse y no son precisamente leves.

Empezamos con uno de los primeros en saltar, el “burn-in” de la pantalla. Este fallo solo afecta al XL, cuya pantalla está fabricada por LG. El fabricante coreano recibió bastante dinero este año para investigación y el desarrollo de paneles OLED, por lo que nos olíamos que LG fabricaría las pantallas de al menos uno de los dispositivos. Pero parece que a Google la inversión no le ha salido bien.

El fallo no es que sea precisamente pequeño. El Pixel 2 por suerte no tiene este fallo, su pantalla está fabricada por Samsung, firma que tiene mucha experiencia en este tipo de paneles y que ya solventó gran parte de los defectos que estos traen de serie.

La pantalla fabricada por LG también tiene otro fallo, y es que deja un rastro borroso al desplazarse por una pantalla en la que se muestra texto o colores oscuros.

Esto no es exclusivo del Pixel 2 XL, mi Huawei P9 Plus también tiene ese fallo, pero algo así no se puede tolerar en un móvil que cuesta casi 1000€.

Aquí el efecto se nota más. El fallo se debe a que el tiempo de respuesta es superior a 10 milisegundos. Continuando con el XL también hay otro detalle, al bloquear la pantalla hace un pequeño flash en la pantalla, el efecto es más que curioso. (a partir del segundo 44)

Estos fallos pueden ser solventados por software en gran medida, aún así no deja de ser algo que Google debería haber corregido desde antes de sacarlos a la venta.

El Pixel 2 tampoco está exento de errores, muchos usuarios han reportado un sonido similar al de un reloj analógico, ese “tic-tac” se aprecia cuando el teléfono está desbloqueado. El efecto se debe al NFC, los usuarios que lo han desactivado han dejado de oírlo. Esto me recuerda al zumbido de los procesadores de algunos iPhone.

También se han reportado fallos en los micrófonos de algunas unidades dan problemas, simplemente dejan de funcionar, lo cual es crítico durante las llamadas o simplemente fastidia si estás usando el asistente. En cualquier caso, la propia comunidad dio con la solución, soplar en el altavoz inferior, como se hacía con los juegos que venían en cartuchos hace ya muchos años.

Todo esto deja en evidencia la sensación de productos de calidad que quisieron transmitir durante la presentación de los mismos. Este es otro ejemplo de querer sacar los productos al mercado sin haber corregido todos los problemas, algo que causa pérdida de fe por parte de los usuarios. Esperemos que esto no se repita el año que viene.