Después de que surgiesen quejas de que la pantalla OLED del iPhone X no respondía a bajas temperaturas, Apple reconoció el problema. Los primeros en notar este falllo informaron que el nuevo buque insignia necesita solo unos segundos para dejar de detectar toques en temperaturas cercanas a 0 grados Celsius (o 32 grados Fahrenheit).

En un comunicado, Apple dijo que los problemas aparecen después de un cambio rápido de ambiente cálido a uno frío. Se necesitan varios segundos para que el OLED vuelva a funcionar. Aunque el problema no está presente en todas las unidades del iPhone X, Apple confirmó que lo solucionará con una próxima actualización de software.

La compañía dice oficialmente que los dispositivos iOS deben operarse a temperaturas ambiente entre 0 y 35 grados centígrados. Sin embargo, si todos siguieran estrictamente esa guía, los iPhones no funcionarían en varios países durante medio año, lo que no es lo que esperaría de un dispositivo de mil dólares. Tenemos la esperanza de que la solución llegue rápidamente.

Vía

Compartir
Jerónimo Salgado Ramos
Filósofo, Friki, Sapiosexual, Nómada. Metido entre ordenadores desde los 13 años, apasionado de la tecnología y de meterle mano a todas las novedades que salgan